Nuestro Viñedo

PAISAJE ESPECTACULAR

Un paisaje escarpado con viñedos verticales, y vistas espectaculares, forman el marco geográfico único de las Bodegas Bentomiz. Al abrigo de la sierra de Maroma, pero con el mar Mediterráneo a la vista, la naturaleza ofrece las condiciones perfectas para elaborar un buen vino, así como para gozar de una tarde de relax con una copa de vino en mano.

UN ESFUERZO HEROICO

Nuestras viñas de 80 a 100 años de edad florecen en suelos de pizarra a alturas de entre 500 y 800 metros sobre el nivel del mar. Sólo hay lluvias invernales que justo llegan a ser suficientes; disfrutamos de una precipitación de unos 500 litros al año. Durante nuestros veranos secos y largos, el calor se atenúa por las brisas marinas, y las temperaturas nocturnas descienden aún más. El paisaje escarpado no es fácil de trabajar – la mecanización no es posible y la labranza y la cosecha sobre las pendientes empinadas hacen que la mano de obra sea un verdadero esfuerzo heroico.

Las viñas son ‘vides de monte’, cultivadas ‘en vaso’. Recortamos los brotes del año anterior al final de cada invierno para que los nuevos brotes crezcan en ramas con hojas que formen un arbusto, proporcionando a la fruta una sombra ideal. Nuestra humedad es tan baja que las uvas pueden madurar a lo bajo, cerca del suelo, sin ningún riesgo de pudrición.

NUESTROS MÉTODOS DE ELABORACIÓN DE VINOS

El hecho de experimentar con una combinación de técnicas de vinificación modernas y tradicionales ha sido todo un éxito. Para obtener este equilibrio perfecto entre una dulzura concentrada y la acidez, soleamos a las uvas después de la vendimia. Esta técnica tradicional se puede aplicar ya sea colocando los racimos sobre los ‘paseros’ locales o sobre bastidores flotantes (nuestra propia invención y producción), que permiten que el aire se mueva por encima y por debajo de la fruta. ¡Cuando se colocan en nuestro patio, la bodega parece estar flotando sobre un mar de uvas!

Nuestros vinos son fermentados en tanques de acero inoxidable bajo temperatura controlada. Algunos de nuestros vinos son envejecidos en barricas de roble, otros son envejecidos “sobre lías” en tanques.

EQUILIBRIO NATURAL

No fortificamos nuestra gama de vinos dulces, prefiriendo detener la fermentación con un tratamiento de choque frío, manteniendo así el vino naturalmente dulce (no fortificado). Se trata de un método que requiere mucho tiempo y mano de obra asidua, una gran atención y cuidado, pero la frescura de nuestros vinos de postre hace que el esfuerzo valga la pena.

Es este equilibrio entre lo tradicional y lo moderno, y nuestra metodología entregada y práctica, que nos ha permitido producir una gama de vinos excepcionales: frescos, delicados y elegantes.

Más de 20 restaurantes con estrellas Michelin en Europa sirven los vinos Ariyanas. Estos incluyen restaurantes como El Celler de Can Roca, De Karmeliet, SantCeloni, Ramón Freixa, Enoteca Paco Pérez y De Kromme Watergang…

Tours, tastings & lunches